Vidrio (No es cristal) templado de Squash roto

Vidrio templado de squash hecho añicos

Aprovechando un accidente que sufrí ayer y que podría haber terminado en tragedia, pero que por suerte solo me ha causado heridas superficiales , voy a aportar documentos gráficos de los daños que la ruptura de un cristal templado puede ocasionar a sus manipuladores si no toman las medidas de seguridad adecuadas. En mi caso incumplía todas y me puedo sentir muy afortunado de que solo haya tenido que recibir una decena de puntos de sutura en el tobillo y que los cortes no hayan alcanzado los tendones.

El vidrio templado se caracteriza por su ruptura en pequeños fragmentos que minimizan el peligro comparándolo al que genera el efecto cuchillo de los vidrios ordinarios.  Si están dentro de un marco lo normal es que se mantengan fracturados pero unidos hasta ser remplazados, como sucede en las lunas de los coches.

En mi caso particular se trataba de una lámina de 1,40 por 2 metros, y un espesor de 12 milímetros, que es la que se utiliza en la parte trasera de una pista de squash.

En la foto se puede observar como quedó hecho añicos al apoyarlo en el suelo. En menos de medio segundo, una pared de dos metros de minúsculos fragmentos se desplomó sobre nosotros con un estruendo que contrastaba con el silencio que reinó durante los segundos posteriores, hasta que entendimos que había pasado.

Por suerte, fui el único con heridas leves aunque en un principio pensé que las consecuencias iban a ser mucho más graves.

Si hubiera sido un vidrio o cristal normal de ese tamaño y peso (Creo que rondaría los 100 kg) las trozos más grandes seguramente me hubieran cercenado el tobillo.

Escribo esto para que si alguien busca información sobre la manipulación de láminas de vidrio o espejos tenga en cuenta que el riesgo de sufrir lesiones graves es muy alto, y que es mejor dejarle estas tareas a profesionales cristaleros, que cuentan con medios y conocimientos  para evitar desenlaces dramáticos.

*El vidrio y el cristal son dos materiales distintos, aunque solemos utilizar el término cristal para referirnos a ambos. Por eso en el título lo añado con un asterisco, facilitando así que los que buscan información con “cristal templado” puedan encontrar este “post”.

Podéis ver las fotos que me hice de las heridas, justo antes de que me las cosieran, desde los enlaces del final de este artículo. No las expongo directamente porque son desagradables.

Algunos pensarán que es de mal gusto publicarlas pero creo que, previo aviso del que el contenido de las imágenes de los enlaces puede herir la sensibilidad, son útiles para aportar una idea del alcance de las lesiones, en mi caso mínimas, que se pueden llegar a ocasionar.

¡Tuve mucha suerte de que solo fueran rasguños!

Imagen del corte en la parte externa del tobillo derecho

Imagen del corte en la cara interna del tobillo derecho

imagen del corte que no necesitó sutura del anverso del antebrazo izquierdo